INTRO... // La vida no era como decían


Debería, (como se "deben" infinidad de cosas), tratar de no obviar quien soy;
ser mas discreta, mas suave,
menos... despierta,
cerrar la boca, entender menos, conocer menos, ser menos
pero es imposible.

Soy los errores de mi madre;
la alquimia en la cocina de mi abuela;
soy la rabia contenida de mis hermanas
el grito desgarrado de las injusticias
flageladas en la carne de las desaparecidas.

Habito en los adjetivos mas absurdos
en los neologismos que invento para nombrarme
en la poesía mas cursi.
Habito en las cantinas, los vicios y las amistades.
en los conjuros a medianoche que te invocan irremediablemente.



Soy incapaz de mostrar indiferencia ante el olvido de la humanidad (del humanismo)
mi corazón da un vuelco cada dos días, por diferentes hombres,
diferentes libros, diferentes vidas
Me confieso ante una hoja en blanco, evocando el acto mas descarnado, e inhumano que conozco: escribir.

Y es que yo escribo sin decirlo,
inicio cada párrafo con un "yo soy" (tal y como me dijo Eusebio)
escribo para mentir y decir la verdad
escribo para tener una salida de emergencia
escribo para confirmar que he existido
escribo porque de no hacerlo cometería crímenes imperdonables
escribo lo que robo
escribo lo que vivo
escribo lo que muere en mi
No debería escribir, (como "no se deben" muchas cosas).

Pero ya ven: la vida no es como decían
y dicen que yo sigo aquí.

Comentarios

Entradas populares