Día 0


Esta es tu vida, y se va al caño cada segundo que pasas bajo la luz fluorescente de las lámparas ahorradoras que hay en tu oficina. ¿Acaso es verdad que ahorran energía? Seguro lo hacen succionando el aliento de cada trabajador zombi, que mira fijamente el monitor por 10, 12 o más horas, esperando que una ilusión surja de entre los bits. Poing poing, clac clac… los minutos dejaron de sonar como tic tac, el cocodrilo de Peter Pan es ahora un teclado inalámbrico con conexión bluetooth, todo es mejor con bluetooth.

Ah sí. Me equivoqué, (no pido perdón por hacerlo, dicen que pedir perdón no está en boga). La vida no se nos va en segundos, se nos va en quincenas, semanas, catorcenas, esperamos ansiosos el pago de nuestro pálido bronceado bajo las lámparas ahorradoras, los cálculos renales, los mini infartos que aliviamos con un café cargado y un cigarro, los tumores, el odio. Nos sentimos seguros por tener un NSS que nos identifica ante las autoridades sanitarias de nuestro país, un país tembloroso que hace equilibro sobre las ruinas que ha decidió olvidar. Hemos crecido sobre una fosa común donde veneramos la ceguera y el Alzheimer como enfermedades necesarias. Punto y aparte.

Lista de nomenclaturas por aprender: NSS, CURP, IFE, CLABE, NIP, PASSWORD, CONTRASEÑA, había una canción que decía no somos números, de risa, quizás la pueda conseguir en youtube. Esos chavitos sí que estaban dañados, bueno no. Ninguno acabó como las estrellitas del Club de Mickey Mouse, nadie como Disney para joder adolescentes impresionables, nadie como Disney para glorificar las familias disfuncionales y el drama ramplón de la muerte de la mamá de Bambi o del Mufasa el papá del Rey León. Disney púdrete con tu sensibilidad asquerosa.

Se me escapa una sonrisa mientras escribo esto, ¡con un demonio!. Los compañeros de trabajo no pierden detalle, piensan: “Oh! Seguro lee el FW que le envié” Casi los escucho, casi los siento respirar en mi oreja izquierda insistiendo en que vea el correo con gatitos amorosos, o la foto de una niña con tres piernas que necesita que envíe 400 veces el mismo correo porque si no se me caerá un brazo o tendré mal de ojo para siempre nunca jamás. Nunca reenvío esos mensajes, si es que los llego a abrir. Seguro por eso mi suerte está echada. Seguro por eso mi tarjeta de crédito está sobregirada y mi perro tiene pulgas, seguro por eso mis twitt´s son los menos ingeniosos, y estoy en buró de crédito, seguro por eso cada vez que miro el espejo no me encuentro. Seguro.

La vida se redujo a una sonrisa pagada a 12 meses sin intereses con la master card. O a las cacerías interminables a los supermercados buscando condimentos exóticos para platillos que nunca tendré tiempo de cocinar. O quizás a las sex shops donde entro como mujer liberada para comprar un pedazo de plástico que más que llenar vacios se empeña a vaciarme más. (No puedo evitar sonreír ante la ironía ;D) Buscar el sofá perfecto que me separe de la manada, de diseño IKEA que refleje mi modalidad de joven contemporáneo (adoro las etiquetas).

“I change my mind i take back” Suena el celular Nokia de última generación, al menos hasta el mes entrante cuando salga el modelo mejorado. Dos pixeles adicionales mas sonido estereofónico. Suena también el radio Nextel y el fax pidiendo tono. Parece complot, el gran hermano me observa y seguro ve con desprecio que desperdicio valioso tiempo de la compañía haciendo una carta sin membretes empresariales, revisando el face para ver quien ha publicado algo digno de comentarse, porque en los muros de mis 841 contactos soy alguien digno de leerse, ¿si no, cuál sería el motivo por aceptar la invitación de amistad? Que se muera el gran hermano y su departamento de sistemas que bloquea el twitter y el facebook como si fuera gran ciencia robarse unos minutos del WiFi.

09:45 p.m. suficiente, he dado lo mejor y un plus. Es tiempo de apagar este gadget, es tiempo de ir al yoga, es tiempo de salir de las sombras, de volver a la vida al menos dos horas antes de que el cansancio me tumbe sobre el sofá IKEA.

XoXo
A.

P.D. Leí en algún lado que no es necesario ser fuerte, es necesario sentirse fuerte.

Comentarios

la MaLquEridA dijo…
En el mundo de los nadie somos la sombra de una sombra, click.
mIkE dijo…
Quiero llorar... pareciera que vamos por caminos distintos, quien sabe con que fin, pero en el mismo sentido... es tan poeticamente hermoso que me da miedo.
aeromusa dijo…
Malquerida: la vida de los vencidos, al final la luz solo existe si hay oscuridad. Beso beat.

Miguel: jugar a las coincidencias es mi juego favorito.el miedo desaparece mañana beso sin miedo
Isabela dijo…
<3 <3 me volví a enamorar de ti

Entradas populares