Entrada 136. Leyendo poemas sueltos...

Leía a Cortázar pensando en la amenaza de una mordida en la rodilla y en las nubes que pronosticaban lluvia. Tus ojos en mi boca, tu oído en mis palabras. Eramos dos ciegos en esta ciudad de luces, tratando de sobrevivir.

Abajo de nuestra pieza Carla la trasvesti, canta a destiempo un tango de olvido. Si los rituales son lo nuestro, ahora mismo te levantarias de la cama, donde no eres tu, sino yo, y me dirías "el café está frío". Entonces, buscarías un encendedor negro, y me ofrecerías una calada de tu pipa. Pero hoy odiamos los rituales hoy me niego a ser yo, a verme en mi ropa, en mis libros, hoy me niego a ser yo porque quiero un nosotros, mientras el mundo da un golpe de estado contra la razón, mientras el vecino ayuda a la tarea con su hijo y sabe que pierde a su mujer, mientras te observo de reojo y noto el incendio que provoca leerte sobre la Maga.

Horacio te digo, aunque no sea tu nombre, es un capricho mio llamarte así, como lo fue enamorarme de tu camisa a cuadros, de tu barba de cien años, de dedos manchados de nicotina y tinta de esa pluma que te niegas a abandonar... como a mí. Yo que colecciono frases inservibles, que las guardo junto a las palabras que me has regalado,las que me destrozan y sobre las cuales he renacido. Yo que te llamo Horacio aunque no sea tu nombre.

Abajo de nuestra pieza Carla la trasvesti, danza sola con un tango apasionado, danza sola, casi llorando; mientras el vecino cierra la ventana para evitar que su mujer se escape a traves de ella. Las nubes cumplen su promesa, llueve, mientras me muerdes la rodilla, Cortázar sale por mi boca, tus ojos en mi boca, tus oídos en sus palabras, tus manos por mi mundo, te niegas a abandonar esta habitación de paredes amarillas, te niegas a cerrar la ventana dejando la lluvia entrar, vete cuando quieras te he dicho, pero volteas y me besas. Y Carla y el vecino, su mujer la escapista y su estudioso niño, todos son testigos de un cuento que continuamente escribimos...

Comentarios

Yosh Panda dijo…
Quizá ya te lo encontraste pero se esconde por temor a que le pase lo que crees te pasará a ti. Así siempre son las cosas.

Entradas populares